Regreso a casa

Vine cargando unos sueños que no tenían mi nombre. Los facturé y viajaron en primera. Al tiempo fueron llegando los míos en pequeños paquetes. No había lugar para todos. Llené, de nuevo, la maleta de los sueños con otro nombre, y la mandé con su dueño.

La noche hoy me mira bien. Me despido de su cielo y me adentro en mi cuarto. Los techos son altos, los lleno de estrellas, y mientras las contemplo un avión a lo lejos deja un mensaje.

Desvío la mirada hacia la pared. Seis días … seis días me separan del lugar donde abandoné estos sueños que hoy recojo a pedazos. Donde fui hija y madre por primera vez. De la tierra donde enterré a los míos y di vida a los no tan míos.
Seis días… Os miro. Habéis llenado las paredes de mis recuerdos durante estos tres años. Os miro. ¿Qué voy a hacer cuando os guarde en mi maleta y os lleve hasta donde estáis?

 Porque ya no vais a ser un recuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *