Esencia

Una nueva etapa. Mi regreso a España. A casa.

El silencio es diferente aquí. Los gatos duermen la siesta y al despertar, chismorrean por la ventana. El sonido del parchís anuncia un verano rezagado, y los puestos de castañas asadas te devuelven a la realidad de una navidad cercana.

Me paro delante del puesto de castañas. El vendedor me mira. Lo noto. Yo inhalo el olor de mi infancia y exhalo el dolor del pasado.

Desde mi regreso a casa todo es nuevo. Como si antes nada en este lugar donde crecí hubiera sucedido.

El amor me trajo hasta aquí sin saber que me esperaba. Pienso en ello y comienzo a bailar. Una música suena de fondo; se mezcla con otros sonidos. Tal vez un violonchelo, o un tambor vergonzoso un día, y atrevido otro. A mi paso un movimiento involuntario balancea las caderas del asfalto. El pasado poco importa. Ya no hace daño. Es un extranjero que fue deportado al almacén de objetos olvidados.

Es mi momento. Comienzo a escribir. Levanto la mirada, y ahí están. Todos. No falta nadie. Ya no son un recuerdo en la pared de una habitación, ya no es aquel amor que creí platónico. Todo es nuevo.Como mi esencia, la esencia de mi nueva vida y porqué no, de la vieja. En definitiva, mi esencia.

Y yo… yo comienzo a bailar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *